EL HEBREO

July 24, 2013

EL HEBREO

La Toráh Oraita la Luz de la Toráh, viene del lado Evrá del lado de la Luz, pero no de la luz que nosotros vemos, o conocemos, o nos imaginamos, o relacionamos en este mundo, la Luz Nujra de Evrá es: Jayím (vida), Jerut (libertad), Shishea (deleite), Tiferet (hermosura), es viviente y abarca todo lo que existe y lo que no existe, lo que tiene nombre y llega hasta donde ya no existe nada y aun así no podemos detallar la hermosura de la Toráh con palabras de este mundo, porque aquí no hay palabras para describir lo que verdaderamente es la Toráh.

Para poder mirarla tenemos que salir de la burbuja y de la vieja manera de pensar que hemos adquirido.

Porque mi manera de pensar (inspiración) no es su manera de pensar, ni sus caminos son mis caminos “, dice IAUE.

El Hebreo originalmente no fue un idioma, sino seres de Luz, con quienes en tiempos antiguos se podían convivir, se podía vivir en varias dimensiones a la vez e ir de un lugar a otro y podíamos conocer verdaderamente lo que estaba a nuestro alrededor.

Por causa de la caída, de los exilios y el exilio espiritual de la mente que es el más grande y difícil de poder salir en estos tiempos, hemos olvidado nuestras verdaderas raíces y hemos olvidado quienes somos y hemos olvidado la verdadera esencia de la Toráh.

Ahora el Hebreo lo hemos convertido en un lenguaje, nos hemos encargado de ponerle Klipot y se lo rebajo tanto que ahora nosotros somos los que le damos el significado a cada palabra y le decimos a la Toráh que nos dé el significado que nosotros queremos escuchar.

Por eso se hace tan difícil ver la Toráh en constante progreso y renovación espiritual, porque la miramos estática y pensamos que así se escribió.

Si vemos que la Toráh es Jayim viviente, vamos a ver que está en constate renovación, en constante progreso, que las palabras que vemos y leemos, no son solamente lugares, nombres o acciones de este mundo, son códigos genéticos de Luz (Evrá) que se mueven por todo Ein Sof, cada palabra, cada letra está describiendo varias acciones en el Olam, y sólo aquel que lo experimenta puede hablar de sus maravillas de su reposo y alegría Menujá VeSimjá.

Cuando miramos la Toráh muchas veces nos sentimos ajenos y obligados a cumplir  con la Toráh como una pesada carga y por eso se han creado varios grupos en donde nos enseñan el camino de la Toráh.

Si despertamos a la esencia de la Luz (Evrá) vamos a ver que no somos ajenos, no estamos obligados a cumplir las pesadas cargas, simplemente vamos a ver la Toráh como el mapa espiritual de nuestra vida, son los códigos genéticos espirituales que están dentro nuestro, que los podemos ver por fuera y por todos lados, regados como una luz infinita que se despliega y nunca termina, son las células que se mueven por nuestro cuerpo, pero ahora ya no las vemos físicamente, sino que las vemos como Luz que recorre todo nuestro ser y se conecta con todo aquello que tiene Vida, y vamos a poder ver que todos estamos ahí juntos, unidos, entrelazados, que no estamos separados y no somos ajenos y distantes, hay una sola Luz (Nujra) y por ende todos somos iguales, Él y nosotros en Ejad, “Shemá Ysrael IAUE Eoheinu IAUE Ejad”.

Por eso el Hebreo Yvrí no es un idioma físico de una dimensión caída, el Hebreo -Yvrí – Evrá, son los seres de Luz, los seres de las dimensiones grandes y ocultas.

 

Eliyahu.

Maestro de luz

23 de Julio 2013

Mensajerodeluz.com