EL LENGUAJE DEL INFINITO

July 29, 2013

EL LENGUAJE  DEL INFINITO

TORAH ES EL LENGUAJE DEL INFINITO

El lenguaje del infinito es el lenguaje del eterno presente, el lenguaje que lo comunica todo, porque lo entiende todo, pues todo lo ha vivido, y lo expresa en vivencias y está en todas partes a la vez.

Pues como es un vivir, solo se expresa en vivencias no personales o costumbres y menos culturales.

Pues las costumbres se adquieren en regiones o aldeas y nunca en el Universo – Olam o en lo infinito.

Alguien que  vivió, murió y paso a la historia, se puede utilizar como ejemplo o maestro, pues al morir mueren las ideas.

Y  al escribirse o ponerse en algo estático como una escritura, pierden la vida, por eso se pueden cambiar, manipular e interpretar, pues no se pueden defender o explicar su significado.

Las ideas son vivas y nunca mueren y nunca se van ni menos nos abandonan.

Los maestros sencillamente al ausentarse cerraron la puerta a vivencias acá, para entrar a otra sala más amplia y vivencias más amplias y universales.

Acá se nos ha hablado por parábolas así dice Tehilim.

Por eso el Maestro dijo: ” Llamad y se os abrirá.”.

Por eso tenemos que entrar a esa sala llamada “El secreto” “Quien ha entrado a mi secreto?”

También se nos dijo “No se hará nada sin que los Maestros conozcan sus secretos”

Ese secreto se le ha llamado de varias formas.

Concilio se le ha llamado BeitDin, pero no es, en el BeitDin hay traidores y en el concilio entran los enemigos y acusadores.

Lo vemos en la aseveración ” En tu concilio hay un consejero Belial” Lo afirmó así Habacuc.

Como en el caso de Job – Yov que el concilio o BeitDin vinieron los hijos del mal disfrazados, traducidos allí por los HaSatán o diablos enemigos.

Por eso nos dijo el Maestro. “Cuando Ores o traigas asuntos importante, ante nuestros Abot, entren a este secreto”.

Este secreto es la sala de las vivencias de todos los Maestros, donde es un lugar de luz Llamado Evrá.

Algunos lo han tratado de identificar geográficamente y de acuerdo al libro de Job Yov lo identifica con Orión, por las inferencia que hace a nuestro Mazarot.

Tenemos que entender que Toráh no son palabras o letras, pues son muertas, y el Rav Shaúl dice que nos mata, Qeval Sagi son las letras de una tan grande oscuridad “El no es Padre de muertos sino de vivos”.

Nada que se puede cambiar es de Él, pues es muerto, al ponerlas en libros murieron.

La Toráh son vivencias infinitas vivas, siempre presentes y llegan a todas partes a la vez.

Es entrar a aquello que le han llamado los archivos akadicos. Le podemos llamar la mente de Jesucristo – Moja de Yahshuah.

Los Maestros nunca mueren sencillamente entran a ese aposento y cierran la puerta y se reúnen con todos los demás y si uno quiere aprender tiene que tocar a esa puerta y se nos permite entrar.

Alguien le ha llamado escuelas, otros otra cosa, otros Maestros ascendidos.

¿Entonces qué hacemos con la toráh escrita? Bueno la han cambiado tanto, pero si miramos su contenido a fondo y la consultamos con la escrita dentro de nuestro corazón, pues por ahí es donde se entra al aposento y al secreto de los Maestros.

Entonces podemos entender muchos enigmas y el por qué se escribieron. Y así podremos entenderlos por cambiados que estén.

Ahora nuevamente El Bendito Sea – Qudsho Berij Hu nos ha puesto en una posición muy difícil y es de no tener temor y llevar a su pueblo a entrar a ese aposento. Solo así se comprenderá la Toráh.

Dr. Pedro Ortiz El Maestro Mensajero de Luz.

28 de Julio del 2013.

Mensajerodeluz.com