ESCRITO NÚMERO 100

January 24, 2013

ESCRITO NÚMERO 100

Hoy es un día de recuerdos, y a la vez de dar gracias, por la mano del Bendito Sea – HaQadosh Baruj Hu. Esto me inspiro El Bendito Sea a causa de la enfermedad de mi amigo Joaquín, y otros muy cercanos a mí.

Cuando uno está enfermo
Piensa y vienen muchos temores
Pero yo siempre duermo
Desafiando los dolores.

Es una batalla en la mente
De miles pensamientos
Y escuchando a la gente
Con opiniones de tormento.

Otros te dicen estarás pronto sano
No te preocupes deseamos verte
Acá esta nuestra mano
Para darte buena suerte.

Esta poesía la  escribí cuando estaba muy enfermo antes de operarme, y así en el dolor tan grande que sentía batallaba con las opiniones de las personas, con los temores no a la muerte, más bien tantos que dependen de uno.

Yo tenía fe – Emunáh y he escrito sobre esto. Fe – Emunáh es cuando uno sabe el desenlace de las cosas y entonces no hay que temer más bien luchar contra la enfermedad.

Este es el consejo que les estoy dando a los que estén pasando por enfermedades difíciles.

Fe – Emunáh no es una creencia ciega, es tener la revelación del Bendito Sea de antemano HaQadosh Baruj Hu.

Y algunos me preguntaran ¿Cómo se hace esto? ¿Cómo tener una respuesta?

2 de Reyes – Melajim 20. La escritura nos dice que una vez se enfermó el Rey Ezequías – Jizqiyah se le dijo que ya iba a morir de su enfermedad.

Él se viro a la pared y pidió más años de vida, ¿Qué significa esa pared? Bueno es el final, de donde no podremos avanzar más, pero allí está la Shejinah, la Divida presencia, por eso allí está la respuesta.

Y la señal fue que el reloj retrocediera. Es imposible que esto pueda pasar.

¿Qué significa esto? que El Bendito Sea – HaQadosh Baruj Hu retrocede el tiempo a antes de estar enfermos en donde estábamos bien. Esto es en realidad lo que sucede, es el mismo principio de la Teshuvah o el arrepentimiento, volver a comenzar de nuevo en el punto que teníamos que empezar.

Si se puede esto, se puede, cuando la Bendita presencia rompe la pared y pasamos ilesos.

Esta fue la experiencia del Rey y la Mía, al venir la palabra ya sabemos el final de las cosas.

Cuando decimos esta es la fe – Emunáh que mueve montañas se está refiriendo a traspasar los obstáculos de nuestras dudas, de las opiniones de los demás, de los temores y demás, y llegar a esa madre presencia del Bendito, Sea – HaQadosh Baruj Hu la Shejinah, y hablar con la razón de la cual necesitamos, y terminar nuestra labor para que esta no sea interrumpida y la respuesta llega de inmediato.

Cuando uno se enferma todos se vuelven médicos y nos dan recetas, y si tomamos todas las recetas nos morimos pronto.

Mis hermanos – Javerim ¿En dónde está la receta? Detrás de esta pared, vírate a ella y háblale y se te escuchara.

Esta también fue mi experiencia y hoy sigo vivo  después de estar prácticamente muerto.

Adelante y que la muerte no nos arrebate el privilegio de terminar nuestra misión acá, y que al partir podamos decir he ganado la buena batalla de la fe EMUNAH.

Dr. Pedro Ortiz El Maestro.

23 de Enero del – 2013