LA GALLINA CLUECA

April 21, 2014

LA GALLINA CLUECA

Las gallinas cluecas, es cuando están echadas sobre el nido, hasta que los huevos empollen y nazca el pollito.

Pero a veces los huevos se pudren y la gallina sigue echada sobre el nido y pierde la noción del tiempo o se pone amarilla,  le caen piojillos o gorupos, y entra en un estado como una especie de inercia y locura, que cuando sale no sabe que hacer, se pone como histérica, así como el ciego que no quiere ver.

EL ciego que el que no quiere ver

Este es el peor de todos los ciegos

Por eso nunca va a poder saber

Siempre ve en el mismo espejo

Es como la gallina clueca

Qué echada sobre el nido

Se pone  amarilla  y seca

Sin propósito y sin sentido.

El problema de la religión es así, oraciones, rezos, lecturas,  esto le toma la mente y cree que si lo haces así estás mejor que los demás,  esto los sumerge en un éxtasis y no los deja pensar por sí mismos, más bien se hacen dependientes  de las ideas de otros e idealizar a la persona como fuente de información, como el caso de la gallina clueca.

Esto no es así,  cada uno tenemos la información que necesitamos, pues esta en su vida que es la nuestra.

Todo ha existido desde siempre y por siempre, por eso no podemos ser creados, el término correcto es nacido.

Esto sucede cuando personalizamos a Dios y lo hacemos independiente y creador nuestro.

Entonces nos hacemos dependientes de ideas nunca libres y  con ideas correctas, esto no es así.

No nos podemos separar de Él, pues somos Él, estamos en Él y Él en nosotros y somos sus canales.

De lo contrario lo haríamos un Señor o Amo caprichoso, un dictador sin conciencia, a quien tenemos que agradar o nos castiga con castigos horribles.

Tenemos su vida – Jaím, su Luz – Or, su amor – Ahaváh, y somos Él y su expresión en el mundo.

No nos podemos separar de Él como lo hace la religión, Yashuah dijo: “Separado de mi nada podréis hacer”.

“En Él vivimos somos y andamos,  somos su linaje” eso dijo Pablo – Rav Shaúl en el libro de los Hechos.

Lo hacemos a Él distante, inalcanzable, le tememos y queremos agradarle, pues Él es tan puro que no podemos acercarnos a Él.

Tú eres Él y Él es tu vida que estás viviendo y todo lo que tus estas pasando él lo pasa contigo.

Entendamos que el cuerpo es una cáscara y el alma un vehículo de sentimiento,  pero cuando entramos al espíritu del Neshamáh es puro, pues es Él y esta es su esencia, Él Mismo. Lo demás es cáscara Klipáh que se ensucia y comete errores, me refiero a la esencia de la vida, ahí está el secreto, es Él mismo en tu vehículo.

La parte exterior se ensucia como la ropa, pero la interna no, pues es pura, es Él.

Vive sin ningún temor hermano
Disfruta la vida que acá nació
No eres un ser simple y humano
Eres su vehículo que al mundo dio

Recuerda: Él no es tu creador, Él es tu vida tu Jaím, Tú eres su vehículo acá.

Tú no lo sirves a Él,  Él sirve a través de ti.

Todo lo que Tú pasas Él lo pasa en ti.

Tu vida es su esencia y tu vivir es su experiencia.

Tú vives en Él Y Él en ti.

Él no te manda, es su vida y la genética está programada para todo lo que debes hacer, solo tienes que aprender a manejarla.

Él nunca castiga,  se castigaría a sí mismo.

No hay pecados,  es consecuencias, no hay bueno ni malo,  solo balance.

No hay perdición eterna, hay oportunidad, Rega, Gilgúl, Tikún,
encarnación, reencarnación y  transmigración.

No hay muerte Met, engaño.

Y así te daríamos una lista interminable y cargas que la religión te ha puesto.
Por eso es necesario que mires las cosas como son, fuera de religión, y entonces verás, no con tus ojos, sino con sus ojos y verías las cosas diferente desde un panorama distinto, de un Todo y así lo verías todo.

No harás las cosas por miedo al castigo o el temor. Lo harás, pues verás la razón de todo,  y no harías nada erróneo, pues serias una persona balanceada, perfecta, perfecto, no es no cometer errores, es ser maduro y balanceado.

Y verías las cosas en el proceso de la vida, como la gallina normal y no como una clueca.

No rehusarías más ver las cosas como son, sin el temor de comprometer lo que has aceptado y llevar lo que otros te impusieron.

Además aceptar que estoy equivocado o por lo menos dispuesto a ratificar.

Este escrito sólo es para que pienses.

DR. PEDRO R. ORTIZ EL MAESTRO.

Mensajero de luz – Ivrá.

21 de Abril 2014

Mensajerodeluz.com.