LA MENTIRA

July 21, 2013

LA MENTIRA

 ¿Saben lo que es la mentira?

Lo que la mayoría de las personas han vivido, algunos le llaman hipocresía. Esto es aparentar ser lo que no son. ¿Dónde se esconde la hipocresía y la mentira? Estas son inseparables.

Se disfrazan en la moral, la religión, en las palabras piadosas, detrás de las vestimentas, en las pretensiones y títulos.

Detrás de promesas imposibles, de utopías y mentiras que no están en la razón, sino en el fanatismo.

Te ofrecen cosas muy grandes que sólo los fanáticos la creen.

¿Qué es ser un fanático?

El término Fanático puede referirse a:

El fanatismo, una pasión exacerbada e irracional hacia algo; o una persona de mente estrecha.

A esto se le llama fe. Que toda doctrina y creencia se tiene que tomar por fe, y según ellos es imposibles de explicar, las religiones exigen la fe para justificar sus enseñanzas.

La palabra Fe viene de la raíz hebrea EMUN que se traduce Emunáh, que es intercambiable con Emet verdad y Emunáh fe, en el hebreo moderno, pero en realidad quiere decir saber las cosas por haberlas visto o experimentado y saber cómo son y cómo funcionan.

No es creer ciegamente, cerrar los ojos y verlas, no, esto es lo contrario, se puede andar por el mundo espiritual y experimentarlo.

Dice la Toráh que Abrahán – Avraham  fue sacado de esta esfera y visitó los Universos – Almá Olamot, sus funcionamientos, sus maravillas, y después de haber visto su funcionamiento y como son las realidades de las cosas, sus adelantos y vivencias tecnológicas, entonces creyó. Y fue contado con un hombre balanceado y no fanático.

No hay nada instantáneo, no hay nada mágico, no hay nada que no sea normal, de acuerdo al funcionamiento de todo el engranaje universal de la rueda de la vida.

Esto es de acuerdo al funcionamiento y desarrollo de la vida, pues antes habíamos dicho que la vida está programada en sí misma por la vida, aunque parezca una redundancia, pero la vida está programada en la vida para desarrollarse por sí misma, sin necesidad de que nadie la ayude.

Cuando decimos vida estamos refiriéndonos al Padre de Todo es decir el Gran Todo, de donde sale todo y desde donde fluye todo, ese fluir de todo es a lo que nosotros nos estamos refiriendo que es la vida.

La vida es una totalidad, es sólo una y la vida compone todo lo que existe, todo lo que se expresa, podemos decir que la vida es lo que entendemos por Dios mismo, Yashua dijo, Yo – Ená – soy la Vida y la expresión de la vida, es la Luz, por eso Él nos dijo, que nosotros somos la luz también, pues tenemos su vida y la expresamos.

La luz es la expresión de la vida visible, en una experiencia total, expresada y vista por los demás, No es algo que no se ve, por lo contrario es visible.

Por eso la religión trata de expresarla en la hipocresía, porque la hipocresía no es la vida visible, entonces tratan de expresarla con vestimentas y tratan de expresarla con formas y maneras, y hasta con rituales.

No digo que los rituales son malos, porque de alguna manera tenemos que expresar nuestra gratitud nuestra adoración, nuestros rezos, en nuestras alabanzas al Bendito Sea – Qudsho Berij Hu, sino más bien es cuando se sustituyen por rituales y no se ve nada de expresión de vida, sino mas bien rituales vacíos.

La religión se ha encargado mucho de esto y lo ha hecho magistralmente.

La sociedad también, la política otro tanto, por eso la hipocresía y la mentira está a la orden del día.

Hay un camino verdadero, el cual podemos andar en verdad, y ser lo que somos, y vivir una realidad no perfecta, pero si en desarrollo.

Todo tiene un desarrollo, el huevo no nace pollo, nace el huevo y después sale el pollo de un proceso, lo mismo son los árboles, los animales y aun nosotros.

Esto no se aprende en un pulpito, ni en un seminario ni en una escuela. Esto es un proceso de vida.

He trabajado por más de 60 años y la mayoría de ellos con los líderes religiosos, pues he estado en las más altas de las esferas de las religiones y en ellas he encontrado las personas más hipócritas del mundo, salvo con algunas excepciones.

Pues no se puede hacer un árbol, ni tampoco crear un ser, tiene que pasar el proceso de engendramiento, formación, crecimiento y desarrollo. Precisamente esto es lo que significa el nombre. YOD HEY VAV HEY יהוה. Concepción, formación, nacimiento y desarrollo.

Así pasa con todas las razas y todos los mundos, todos tienen el mismo proceso.

Ahora estamos entrando en nuestra esfera a la etapa del desarrollo, para entrar al nivel de la perfección, es decir, al nivel superior donde se ven los frutos.

No hay que pretender nada, ni aparentar nada, hay que ser lo que somos y seguir el curso de la vida, en ese crecimiento está el cumplimiento de nuestro destino.

Dr. Pedro R. Ortiz, El Maestro Mensajero de Luz.

20 de Julio del 2013.

Mensajerodeluz.com