LA MUERTE NO EXISTE COMO PIENSA LA MAYORÍA

January 28, 2014

LA MUERTE NO EXISTE COMO PIENSA LA MAYORÍA

La muerte no existe.

Esta ha sido mi experiencia. En Mayo 22 del 2013 me hicieron una operación de corazón abierto y quede en coma profundo y llegue a un lugar inexplicable bello y fui recibido por mi familia cósmica. No fue una transición, más bien un regreso y continuación de mi vida anterior.

Morí y nunca supe que estaba muerto, sencillamente viví en un plano diferente, libre y consiente de la vida en todos sus aspectos, en su plenitud.

Entendí que mi cuerpo es un envase temporal mientras me tenga que manifestar en este plano, y al abandonarlo no es necesario y usable.

Lo que hace viable y servible al cuerpo es la esencia de la vida en nosotros, que lo energiza y lo hace funcional.

Esto lo experimente, mi cuerpo estaba como en coma, y al entrar de nuevo a él reacciono, se movió, y ahí entre de nuevo a la limitación de nuestro cuerpo.

Fuera de él no se siente uno limitado, por lo contrario, es una conexión con todo y sin esa sensación de tantas limitaciones.

Hay mucho que aprender de la vida, muchos están tan pegados a ella, que piensan que morir es terminación y es lo contrario, pudiera decir que la vida es un paréntesis, y por cierto muy corto.

La vida es un capítulo de un torbellino en espiral, y que cada vuelta es un ascender a nuevas experiencias de cosas nuevas y viejas, muchas olvidadas y en archivos de vivencias pasadas, en una regresión del tiempo. Un vivir elevado que da vueltas para recordar y mejorar cosas que pensábamos que eran necesarias y útiles y no lo fueron. Y no tienen que ser parte de vivencias en nuestra Toráh personal o en los archivos akasicos.

Todo lo que no encaja en la revelación, de cada parte viva que no forma  el Partzuf Divino. En otras palabras, nuestra vivencia es la suya, pues tenemos su vida en esencia.

Y cada pedazo de vida tiene que encajar en la otra y así se ve el rostro de lo divino en ella.

La vida es una maravilla lo pude experimentar y no está limitada a un lugar, es más bien donde se exprese, y como está diseñada para expresarse.

Pues esta se adapta a las limitaciones para que las mismas puedan emigrar a otros niveles, podríamos decir que las herramientas de la vida es la vida misma.

Y la vida misma es entenderla  y disfrutar todo lo bello que nos trae, y no lo que podamos alcanzar en este mundo.

La vida – Jayim nos trae vida, amor, luz, paz, compañerismo, interrelación, fraternidad aprendizaje, comunicación, en múltiples aspectos, e infinitas oportunidades.

Como los hombres escogieron el camino equivocado, es duro de entender la vida pues nuestra lucha se concentra en sobrevivir y a no comprenderla.

Por eso hay ensayos de ella en muchas partes del universo, para dar la oportunidad de encontrarse y no para perderse, y esa es la alternativa nuestra en este plano.

Yahshuah hablo que la podríamos perder, no es como se entiende, la vida nunca se pierde, es siempre existente.  El hablo de Rega oportunidad,  cada instante es una oportunidad, que no podemos perder.

El cuadro negativo de ella es para romper la barrera del fracaso, egoísmo y el desenfreno de los que no han sabido vivirla ni menos manejarla.

Esto es un aprendizaje que rompe el egoísmo, la ambición y nos lleva por el camino que ella tiene trazado. Que es la vida misma.

Recuerda, la vida solo transita en la vida y no en otra cosa, sino no funciona.
Esta es la lección que están aprendiendo lo que le llamamos malos o mal.

No funciona. Ningún otro sistema, ni  la venganza, ni el odio ni la ambición ni la guerra, ninguna otra cosa  ha dado resultado y en la historia se ha comprobado que no es así.

El camino de la vida es el amor y su hogar es la paz – Jayim, Ahaváh, Shalom.

Dr. Pedro R. Ortiz. El Maestro.

Mensajero de luz – Ivrá.

28 de Enero del 2014.

Mensajerodeluz.com