LOS 72 CÓDIGOS O LOS 72 NOMBRES SEGÚN LOS SABIOS

April 18, 2016

LOS 72 CÓDIGOS O LOS 72 NOMBRES SEGÚN LOS SABIOS

72 códigos o los 72 nombres, según los sabios estos fueron utilizados por Abraham para no ser quemado en el horno de fuego por Nimrod y también fue utilizado por Moshe para separar las aguas del Yam Suf.

Esto entonces nos muestra qué son secretos aún más allá de Moshe en el Éxodo sino son secretos del universo y de planos mayores que la tercera dimensión.

Los 72 nombres se encuentran codificados en el texto de Shemot (Éxodo) capitulo 14, versículos 19, 20 y 21 que narran el paso del Yam Suf (mar de juncos).

Cada combinación de los códigos tiene el nombre de un Malak y la función que cumple, como librar del mal, traer bendición, sanación, etc.

Los 72 códigos son las puertas o las combinaciones para entrar al PARDES los aspectos de verdades ocultas que nos llevan al Ein Sof, el mundo sin fin y el mundo sin límites donde está la Luz total y completa. Yaquerah Oraita Ivrá.

Esto se lo ha realizado activando o utilizando cada combinación de códigos y usando a cada Malak, para que haga entrar a las personas por las 72 puertas, para llegar a la Luz y completar el Tikún.

Esto se lo ha hecho por varios años, y se los ha usado a cada momento, tratando de atraer la  Luz Del Todo hacia las criaturas, han tratado de traer la Luz de arriba hacia abajo, en vez de descubrir la Luz en el interior ahí nos damos cuenta que estamos atrayendo una Luz de afuera,
ajena a la interna.

Tenemos que saber que los 72 nombres son el ADN Universal, es una red
entretejida y perfecta que nos ayuda a recobrar la Verdadera esencia del Ser, por eso es la unión con Ein Sof.

Se ha visto a los códigos de los 72 nombres separados, como seres que ayudan específicamente en el concepto por el cual se los ha definido y se les ha dado en este mundo, y no es así.

No están separados y no están divididos en 72 cuadros, es la manera como lo miran en este mundo, si las letras hebreas son Luz debemos mirar la Luz, lo sagrado no se encuentra en este mundo, lo sagrado se encuentra en la Luz que no tiene forma, ni imágenes que se puedan
describir.

Al mirar las letras como Luz, hacemos la conexión interna y nos enlazamos con el Gran ADN Universal, por lo que el Ser ya no se manifiesta solamente en este plano físico, sino abarca todo lo existente e indescriptible.

Cuando se trata de ascender, se busca entrar por las puertas y cada vez que se asciende se entra por la puerta, y siempre va a haber una puerta o muchas puertas por las que podemos entrar.

Pero no se trata de entrar por las puertas, se trata de unifícalas a todas ellas y cuando se las unifica, ya no son varias puertas separadas, se mira a todas las puertas en una sola, y a esto se le llama al que alcanzó el Ish Midá, completar en sí mismo todas las
dimensiones.

Entonces podemos entender que son internas y las tenemos adentro de nosotros.
Esto le podríamos llamar la Puerta de Luz o las puertas que no tienen puertas.

De la misma manera se ha mirado a los 72 nombres o 72 combinaciones, como amuletos para arreglar la vida en este mundo físico y se los ha visto separados como seres individuales.

El Bendito Sea no está separado, no está dividido, y si somos a su imagen y semejanza, pues de la misma manera no estamos separados ni divididos, no estamos rotos, ni fragmentados, simplemente olvidamos quiénes somos y la capacidad que teníamos para trascender este mundo.

Se piensa que la Toráh Oral (Oraita) es escrita y trasmitida de boca en boca por palabras y no es así, La Toráh interna es Luz y no se la puede describir con ningún tipo de idioma y ningún tipo de palabras, debemos recordar que lo sagrado no está afuera, ni es físico, lo
Sagrado es de Shalem del Rey de Paz Melquisedec (Malki-Tzedeq).

Si miramos los códigos y combinaciones nos vamos a dar cuenta que no están unidos, por más que digamos que están unidos, no lo están, si estuvieran unidos no habría división en este mundo, nos respetaríamos y no nos acusaríamos, trataríamos de unirnos más, sin importar creencias, porque hay una Luz interna que nos une a todos.

No están unidos, ¿Por qué se tiene que activar a cada instante, cada mañana? y si estuviera unido sería algo perpetuo y no repetitivo.

Cada uno puede crear su propia levadura y su propia receta SheOr, y
también puede crear su propia Luz, por eso era indispensable que cada uno se despoje de su SheOr de su propia Luz, porque eso es lo que ha causado mucho daño en la humanidad. Esa es la levadura que nos habla la Pesaj.

También dijo Yahshuah es la Levadura de los Fariseos o Reptilianos hipocresía o la verdad duplicada y falsa.

Las 70 Lenguas fueron por causa de una falla, una falla en el sistema, había una sola lengua, había Ejad Safá una sola Lengua y por causa de la falsificación se dividió en 70 Safá, setenta lenguas y dejó de ser Ejad.

Esa es una falla y una falsificación y división además el Bendito Sea no está dividido, el Bendito Sea no exploto y se dividió, en Él permanece el Ejad y en aquellos que son de Él de la misma manera permanece el Ejad.

Hay que unificar todo aquello que está dividido, solamente ahí entenderemos cómo funciona el Olam HaZe este mundo y el Olam HaBa el mundo venidero.

De la misma forma para el nombre sagrado no es repetir 4 letras o decirle HaShem.

Así no se puede ver y se tiene que juntar en una y allí esta el Todo, pues Él no está fraccionado en cuatro letras, esas cuatro letras son la combinación y códigos de su Ejad, en La Realidad de Su Todo en el Gran Todo y en todo.

Él es Ejad, cuando se recita el Shema se recitan cuatro letras pero enseguida nos dice que son un Ejad,  es decir una sola cosa o la reunión de todas las cosas en una.

En otras palabras un Todo que abarca todo y se expresa en todo y no se puede separar.

Pues Él es El gran Todo y Padre de todo y que da vida a todo.

Fuera de Él no hay vida, fuera de Ël es mentira espejismo y realidad falsificada.

En conclusión.

En 1975 o 1976 tuve un sueño y en el se me mostro la vida entera, es decir, todo lo que iba a pasar en mi servicio a É y aún El Ejad de Israel como pueblo verdadero en una unidad interna y genética universal, esto tiene que ver con el uso de los 72 nombres.

El sueño concluía de una manera que no lo podía entender, pues concluía con todas las razas unidas en un canto no de palabras y todos eran de diferentes colores de piel y vestiduras diferentes autóctonas, de diferentes regiones y diferentes colores tenían turbantes de diferentes formas, sombreros diferentes formas gorras, boinas y así de acuerdo a sus costumbres y demás.

Vi que eran de cada tribu razas y naciones y regiones.

Ahora entiendo que vi a Israel el que se le prometió a Abraham, que sería bendición a todas las naciones, una simiente con el mismo DNA de la misma Luz dispersa por toda la tierra y recogida como el trigo en los últimos tiempos como la gran cosecha.

Israel no es un grupo de personas religiosas, sino más bien fue esparcido y sus genes se mezclaron con muchas razas por todo el mundo y ese Israel desaparecido y sepultado en las razas y colores será recogido y saldrá a la Luz, pues está encontrando sus raíces.

El sueño.

Más o menos este fue mi sueño:

Vi que íbamos por un río caudaloso y enemigos nos tiraban alimañas venenosas, pero no nos podían envenenar y había una red que nos protegía y al final el río se secó y se hizo un laberinto y allí nadie podía llegar, pues era tan complicado que las gentes se perdían y morían, pero había en nosotros un dispositivo interior que nos guiaba por ese lugar tan complicado.

Al final del laberinto había una pared y el enemigo nos alcanzó y no pudimos avanzar, estábamos atrapados, pues el laberinto termino en la pared.

Yo exclame y dije, ahora si estamos perdidos, no podemos avanzar para ningún lugar.

Entonces escuche una voz que me dijo que esa pared no era una pared sino una puerta y solo se podría abrir en un día un mes y un año determinado y se me dijo que era ese momento y que la empujara.

Al empujarla cayó a un abismo y este era muy largo y muy profundo y no se podía pasar al otro lado, pero tenía varas semejantes a cuerdas de un lugar al otro.

Se nos ordenó que pasásemos colgados de las cuerdas o varas y así colgados pudimos pasar y al llegar al otro lado.

Al bajarnos llegamos a un Valle muy grande y nos recibió una gran multitud de diferentes razas vestidos a su usanza con sombreros, turbantes, gorras, boinas y demás y cantaban un canto que no tenía lenguaje, sino tonos y notas sublimes y ahí termino mi sueño.

Esos 72 nombres son los códigos y genes integrados que nos guían a través del río infectado de alimañas, que son las ideas tergiversadas y los mundos duplicados a la falsedad, que son laberintos insondables.

Allí están nuestros enemigos afuera del fluir del rio de vida, pero nos tiran toda cosa para eliminarnos y esto es por la reducción de Luz por la gran pared que nos divide en las dimensiones que encarcelan a sus habitantes y aun por ser muchas más positivas, no dejan de ser unas
cárceles, cada ser debería poder entrar y salí por ellas, así como el subir escalones.

Los que iban conmigo era un grupo relativamente pequeño, que íbamos en misión de llegar a el verdadero pueblo que nos esperaba con un cantico de la unión de la novia y su esposo.

Esto era la realidad de los códigos genéticos de Israel Ivrá esparcidos y escondidos en los múltiples colores de piel y seres que les fueron trasmitidos genéticamente y al final se harán un solo pueblo en una Eretz libre, sin naciones y toda la tierra será Israel Ivra.

En mi sueño teníamos un dispositivo interior y red de protección que nos guiaba protegía y a todos, pero yo era el que los estaba guiando. Yo creo que son los códigos de los 72 nombres.

Ese dispositivo que nos lleva al fin y este final era una pared que no permitía pasar ni traspasar y esa es la pared final como el Yam Suf.

Esa nos mantenía del lado de la esclavitud y la oscuridad y nos tenía del lado de los enemigos y vulnerables.

Esa pared solo se abre en un día, mes y año, pues esta confinada con el Mazarot y precisamente al llegar se llega en el momento preciso y la hora precisa y se me dijo que no era una pared, que era una puerta y que la empujara, pues era el tiempo exacto, la empuje y se cayó al abismo.

Pues La verdadera Pesaj nuestra.

Esa pared es la que impide la luz y al caer se llega a la realidad de la Luz.

El abismo era inmenso, no se podía pasar, era muy ancho y profundo, pero tenía varas como cuerdas  que llegaban al otro lada y así lo cruzamos colgados de las varas  y llegamos al otro lado, donde me esperaba esa multitud.

En realidad no fue un sueño, fue más que una visión, que nunca se ha borrado, pues fue una vivencia de algo que ya había vivido y viviría de nuevo en el futuro.

Entonces eso me quiere decir que yo  y los que estaban conmigo estábamos en la experiencia de Abraham y Moshe, y por ende esa es nuestra experiencia actual, hoy revivirla por tercera vez.

En estos últimos días lo veremos, pues yo lo vi en el sueño.

Nos pusieron circulación sanguínea, pero como dice que la vida (Luz) está en la sangre, esos  genes buscan la unificación con la Luz y como semilla busca la Luz y la hace brotar y verse en la realidad de la vida y es como la naturaleza una sola vida, pero a través de diferentes
formas y maneras de expresión como en los árboles.

Por eso todo lo debemos mirar desde adentro,  allí esta Su nombre unificado, los setenta y dos nombres como Luz, la simiente de la vida y en ella está la expresión de El Todo ESA LUZ ES EL EN TODO Y EN TODOS Manifestándose en el verdadero Israel, el Adám El Adapa original.

Shalom

DR. PEDRO R. ORTIZ – EL MAESTRO – TZUR YAQUERÁ

Y el Maestro Eliyahu Kjanokj

Mensajeros de Luz – Ivrá

18 de Abril del 2016

Traducciones por Eliyahu Kjanokj

LEA NUESTRA PÁGINA……. Mensajerodeluz.com

Escuche nuestros estudios por Tele internet mensajerodeluzivra