LOS GRANDES TEMORES

January 9, 2013

LOS GRANDES TEMORES

Los hombres siempre han tenido que luchar con los temores, y esto lo vemos en la escritura cuando dice: “Tuve miedo y me escondí”.

Los temores son basados en tener que enfrentar lo incierto, y ¿cuáles van a ser las consecuencias que tendrán que enfrentar?

Por ejemplo muchos tienen miedo a morir, muy pocos quieren en realidad abandonar la vida por diversas razones, ignorando que nosotros no somos de acá y estamos aquí de paso, y que la muerte es algo natural e inevitable, pues ésta no es término de la vida, es el regreso a nuestro lugar de origen.

Lo mismo sucede al nacer y esto lo puedo recordar antes de nacer, es una incógnita y encrucijada grande, el venir a un mundo difícil, y tener que escoger a padres, mundo, país, forma física, lugar de nacimiento, el día del nacimiento, la hora, de tal manera que sea lo más factible para que podamos cumplir la misión encargada.

Me acuerdo mucho al salir y ver que tenemos que entrar a un vientre y desarrollarnos allí, luego nacer en un mundo tan hostil y en desventajas, eso da una sensación muy extraña.

Aún la recuerdo y la siento en mí ser, así como las experiencias que he tenido en las distintas partidas de cada mundo, queda una sensación difícil de abandonar a los seres y lugares que hemos estado por años. Y aún más a los seres queridos.

Tanto el morir como el nacer son tiempos difíciles, pues depende que abandonemos y a hacia dónde vamos en nuestras peregrinaciones subsiguientes.

La Nasa ha descubierto que hay más de 17 mil millones de planetas semejantes al nuestro en nuestra Galaxia, esto es lo que han podido ver y comprobar, pues en nuestra Galaxia HAY BILLONES DE ESTRELLAS, además hay Billones de Galaxias.

La pregunta es: ¿a dónde iremos después de haber terminado nuestra labor en  Eretz? Hay muchos lugares donde ir a servir.

Hay infinidades de sistemas planetarios en los universos y por ende, mucho trabajo que realizar, pues nosotros somos las vidas por donde El Bendito Sea (HaQadosh Baruj Hu) canaliza su labor, de Amor, Vida, Luz y Paz (Ahaváh – Jayím – Or – Shalom).

Yo miro esta tierra y veo que aún hay tanto que hacer, y las personas están  ocupadas en sus propias agendas, y aún veo lo enorme de nuestra labor y pienso, este es el reto de los retos. Pero si se puede, pues por esa razón fuimos escogidos a venir.

Tenemos que volver a lo elemental y comenzar por saber quiénes somos, y cuál es nuestra labor. Examinar las herramientas que El Bendito Sea nos ha dado (HaQadosh Baruj Hu).

Se nos ha hecho creer que somos pobres, que no tenemos nada, que solo los gobernantes tienen el poder, el poder lo tenemos nosotros pues somos los dueños de todos los bienes, y los gobiernos y banqueros solo están para administrar lo que es nuestro.

La Toráh nos enseña que somos administradores y que el poder de administración está en nosotros, además nos enseñó que somos cabezas y no cola que debemos estar arriba y no abajo,  que nuestros enemigos deben estar derrotados.

Nos han hecho creer que no, y por eso tenemos miedo, pues todos los días que vivimos el futuro nuestro es incierto, y ese es la razón del porqué las personas tienen temor.

Todo futuro es incierto y está sujeto a cambio y nosotros vinimos a cambiar las cosas para bien.

El futuro depende de nuestro presente, y el presente de nuestro pasado, y el pasado depende de quiénes somos y no de los errores que hemos cometido.

Los errores que hemos cometido son aprendizajes, pues cada cosa que hacemos hay que probarlas, mejorarlas y perfeccionarlas.

El temor es nuestro enemigo principal, la otra noche tuve un sueño, y este fue de un hombre que llego a Estados Unidos, y la persona que le asignaron para que le diese la visa se la negó, y el hombre se negó a que él no tenía derecho a la visa y lucho por 30 años, y en el transcurso de ese tiempo el hizo negocios y se volvió millonario, y por esa razón tuvo derechos legales para que le dieran la visa y al tener la visa, le reclamo al que no se la quería dar, e hizo una investigación y resulto que el Ilegal era él. No tenía visa y por eso trataba tan mal a los que tenían el derecho legal. Un ilegal es ilegal y vive como ilegal.

Esto me dejo pensando y resulta que creo que el sueño me trato de ensenar quienes son los legales y los ilegales.

Los enemigos nuestros no tienen ningún derecho pues en la Toráh nos dice que este mundo se nos dio para que lo gobernásemos y administremos y los ilegales son ellos, lo han tomado y nos han hecho creer que nosotros somos los ilegales.

No debemos tener temor. Hay que terminar pues hay otros lugares que nos esperan.

Dr. Pedro Ortiz. El Maestro.

8 de Enero del 2013.