Los Tres Maestros

April 17, 2012

Los Tres Maestros

Después de mucho tiempo asimilando lo que El Bendito Sea – HaQadosh Baruj Hu – me mando a asimilar, he comenzado una serie de escritos, que se pondrán a disposición de todos, nunca había escrito, más bien enseñado.

Ahora he empezado a escribir en todo este proceso, he aprendido de tres maestros. Ellos son el silencio, la espera, y el tiempo.

 LOS TRES MAESTOS.

¿Quiénes son?

 El silencio. El Mudo

La Espera. El Sordo

El Tiempo. El Cojo

Espera es sorda no escuchamos nada favorable, mientras tenemos larga espera. Ese maestro nos ayuda a escuchar con el corazón.

El Mudo es el silencio, es cuando no hay nada que podamos decir, ni escuchar, no escuchamos nada que nos alivie y traiga el remedio, todo es mudo. Este Maestro nos enseña a poder vivir el mundo sin palabras que es el saber. Este es el mundo de arriba “Almá De Leila”.

El tiempo, es un maestro – Moréh – y  es cojo pero no paralitico, nos ayuda a no apresurarnos en una dimensión lenta un mundo difícil en una sincronización cósmica perfecta.

¿Qué pasa cuando ganamos? Perdemos a esos tres maestros.

Cuando ganamos perdemos y cuando perdemos ganamos, es como el dicho,  todo junto se escribe separado y separado todo junto.

Luego entonces vienen tres maestros – Morím – más y muy difíciles y casi imposible de pasar el examen de sus enseñanzas.

Estos tres Maestros son:

La abundancia – Shéfah

La fama – Tzelem

La gloria – Javod

La abundancia nos hace independientes, entonces hay que aprender de él a dar,  y la ciencia de dar noten esto: Solo a quienes tenemos que dar .He aprendido después de 72 años que dar a quien no debemos dar es un error mayor, tenemos que saber sembrar, y en que terreno lo hacemos.

La fama nos atrapa y entonces somos usados por otros pues nos roban la fama. Y se puede hacer un Alud que se hace mayor cada momento y no lo podemos detener.

Hay que aprender con quien y  a quien tenemos que servir, no es a todos.

La gloria nos eleva por encima de todos como en el caso de Saúl – Shaúl – Ese fue el caso de Lucero de la mañana – Heilel Shel Shajar – “se enalteció tu corazón” – Gaváh Libeja BeYafyeja -.

“Perfecto eras en todos tus caminos hasta que se halló en ti maldad” – Tamíd Atah BiDrajeija, Ad Nimtza Avlatáh Baj. Que es maldad? Simplemente invertir los valores.

Shalom El maestro Dr. Ortiz