MERKABAH Y OFANIM

July 7, 2014

MERKABAH Y OFANIM

Ezequiel – Yejezkel capítulo uno, describe el Navi la visión del Merkabah, allí estos vehículos traen al Metatrón y su Kisé es decir su trono y las comitivas celestiales.

También en el pasaje de la Zarza – Sené se vio la visión del Merkabah por Moshe, y luego en El Sinaí.

También en el caso de Enoc – Janoj, el de Elías – Eliyahu y como en la transfiguración de Mashiaj, todos estos pasajes nos hablan de los Merkabot que dice la escritura, el los Salmos son miradas y miradas, es decir incontables.

Los Ofanim son las ruedas o también ciclos de Rega oportunidades en los ciclos del tiempo.

Los tiempos según Salomón – Shlomo operan en ciclos o eras, y en cada uno de ellos hay oportunidades de avanzar, en el espacio de las oportunidades hacia arriba o hacia abajo, en otras palabras, negativos y positivos.

Por eso cada oportunidad se necesita ojos para ver el camino correcto y trazado al destino deseado.

En otras palabras se necesita Luz y visión.

VEAMOS

Los Merkabot son los vehículos externos e internos que desplazan a los seres, en los diferentes mundos y planos.

Los Ofanim se describen como ruedas con ojos y estas están dentro de ruedas.

Todo ser tiene un Merkabah que se le llama cuerpo, este es nuestro vehículo para expresarnos en este nivel.

Tenemos varios interiores, que se pueden manifestar en diferentes planos y  dimensiones.

Tenemos aún otros más sutiles que se pueden identificar, pues es muy difícil,  estos se manifiestan en el comportamiento actual.

Yo les llamaría Merkabot Psicológicos.

Estos vehículos  conducen a la mayoría y están en su psiquismo.

Todos los procederes se llevan cabo del interior pero el psiquis los manipula y lo enmarcan a través de sus vehículos.

El vehículo más usado es el Ego, pues el ego es como un Ofanim que tiene varias ruedas que lo impulsan a grandes velocidades.

Al ego lo propulsa el orgullo, la ambición, la avaricia y demás y esto produce un deseo desmedido que nadie lo detiene y pasa por encima de todo, destruyendo lo que tenga que destruir sin conciencia alguna. Pues su propósito es acumular y tenerlo todo, no importando le que los demás sufran.

Este vehículo cae y se destruye cuando llega a acumular tanto, que no puede con la carga y se hace inoperante al final.

La vanidad es otro vehículo que mueve a la humanidad confundida. La vanidad se centra en lo exterior, en todos los valores externos y nunca se fija en lo interno.

Todos los valores externos y estos no son válidos como tal  en los Universos de Luz, pues son basados en algo temporal y ficticio.

Los complejos son otros vehículos que nos llevan al fracaso sea de superioridad o de inferioridad.

El miedo es otro vehículo que nos lleva al fracaso. Entonces yo puedo ver que virtudes y sentimientos en si no son como pensamos, más bien son vehículos que nos llevan a través de las vidas y a donde los dirigimos.

Cuando los sentimientos se hieren pierden la capacidad de ir adelante, pues  la visión se pierde y aun la dirección y propósito, pues  se reenfoca en lo que no vale y lo que destruye.

A eso es lo que se llama maldad, desorientación. Este es el vehículo que viaja la mayoría usando las mentiras, engaños y toda clase de tretas, para poder ir adelante usando violencia, robo, rapiña crímenes y lo más importante que usan, el engaño, este se mezcla de verdad y mentiras o sencillamente distinto enfoque y meta.

Esto deja a miles sin nada y se convierte en un mundo de soledad donde  viven los más fuertes de los débiles y los débiles tienen que luchar entre sí para sobrevivir.

EL OTRO LADO

Por el otro lado tenemos interiormente también vehículos más importantes que los psicológicos o mentales, hay que ir a lo más profundo y no a lo elemental, más bien lo esencial al Neshamáh, allí está el Ibúr nuestros verdaderos Merkavot múltiples.

Los verdaderos Merkabot, que nos pueden conducir a la felicidad total y a nuestro propósito eterno y cumplir con nuestra predestinación.

Estos vehículos no son meros sentimientos como los interpretamos, son los vehículos que han conducido a la humanidad de Ivrá por toda su trayectoria, por los diferentes mundos u Olamot.

Estos vehículos son los únicos Merkabot internos y externos, eternos, diseñados para llevarnos a toda experiencia y meta y a cumplir predestinación.

¿CUÁLES SON?

EL, AMOR, LA VIDA, LA LUZ Y LA PAZ – AHAVÁH, JAÍM, OR, SHALOM.

Es por medio del amor – Ahaváh por tener su esencia, la esencia del Padre El Gran Todo, que se llega a expresar en  la vida, y estos son los Ofanim que nos dejan ver la luz y dirección en el Mazarot y las eras en  nuestro Netivot o camino único y personal,  para llegar al propósito para la paz – Shalom que es la columna central del universo.

USTED

En conclusión, sólo usted puede escoger en que vehículo va a viajar, los externos o internos, los verdaderos o falsos.

Y depende cual escojas es a la meta que vas a llegar.

Hay que ir más allá del psiquis, pues sólo así se llega y se  vive la vida en su totalidad que es la paz – Shalom.

Hay que ver que los sentimientos han sido golpeados y tienen poca percepción y muchas veces por quienes hemos amado más. La traición, es dolorosa y desbastadora, esto es lo que nos ha hecho perder el rumbo, y es lo que ha mantenido perdida a la humanidad, de ahí ha salido la venganza, la retaliación, el odio, envidia  y todo lo negativo que se expresa exteriormente en la humanidad.

Por la ambición desmedida existen las grandes y pequeñas pandillas, mafias, prostitución, inmoralidad, tráfico, robos, asaltos, en sí el lodo la pudrición, que ha corrompido a la humanidad, pues estos son Merkavot del ego.

Al final llega la muerte y todo fue fútil, pues solo el Merkabah de Luz nos conduce a la Luz y a nuestra familia.

DR. PEDRO R. ORTIZ. EL MAESTRO

Mensajero de Luz – Ivrá

6 de Julio del 2014

Traducciones y comentarios por Eliyahu

mensajerodeluz.com.