PUERTAS ETERNAS

March 1, 2017

PUERTAS ETERNAS

Salmo – Tehilim 24:7-10

“Alzad oh puertas vuestras cabezas para que entre el Rey del esplendor”. Y Pregunta ¿Quién es este rey de esplendor? Este es el Gran Ejad, El Todo en la reunión de todos expresando el esplendor de su amor su vida luz y paz, en todo lo que tiene vida.

En uno de mis primeros escritos que subí a mi página en Abril 17 del 2012. Se titula Las puertas que no tienen puertas y está hablando de puertas eternas, pues cada ser es una puerta.

Por eso va más allá de lo que en este nivel se entiende por puertas, y aún más allá de este nivel, y sistema donde nos estamos proyectando.

Más bien esta hablado de nuestro mundo, de nuestro origen, nuestras raíces Ivrá Yakerá Oraita, de nuestro mundo Ain Sof y Ein Sof.

Nuestra realidad nunca ha salido de este mundo, siempre hemos estado en él.  El problema que, al meternos en un cuerpo, perdimos su real percepción y en estar en un sistema religioso, moral, cultural, político y con una mente para pensar y un lenguaje para comunicarnos, nuestra vida se encerró en cascaras tras cascaras. Y es difícil tener percepción del mundo verdadero nuestro.

Estas cascaras se le han llamado Klipot y si no se rompen esos Klipot como la cebolla, la vida no se puede manifestar.

Pero en nuestra interior la vida ha seguido intacta y como siempre y desde siempre inmutable.

Tenemos que entender que tenemos que vivir en Eternidad (Netzaj), es decir, en nuestro mundo verdadero El Ayn Sof. Y este mundo está desprovisto de cáscaras de lenguajes de religiones de culturas de políticas y de todas las cosas que están en el sistema de este corrupto mundo.

Nos han dicho y tratado de enseñar que en el Ain Sof es mundo que no tiene explicación y que no debemos entrar, y no es cierto en este mundo no hay lenguaje ni tiempo ni espacio, es el punto donde se junta todo. Ese Punto es el Gran Ejad que sin darse cuenta muchos lo recitan en Sabbat.

Más bien es el único mundo que podemos entender pues nuestro mundo interior en el cual están todas nuestras vivencias nuestras respuestas.

Este mundo no se entiende en este nivel, pues acá en este nivel se entiende menos y nos han tratado de lavarnos el cerebro, diciéndonos que no podemos entender las cosas del Ain Sof.

Pues en este mundo no tiene  pies ni cabeza, y no hay razón de nada, no se entiende y nunca lo entenderemos, pues como dijo el Maestro, no somos de este mundo.

Por eso en centro de nuestro ser esta este mundo en un solo punto.

¿Cómo no lo vamos a entender? Si es nuestro mundo donde esta nuestra esencia y es el mundo que siempre hemos estado, y el único que podemos entender.

Hay un problema y es que cuando los Anunakis, diseñaron nuestro cuerpo, le pusieron una mente y un alma artificial, por así decirlo por medio de genética reprogramada, para que solo pudiésemos usar la mente carnal como le llama la escritura, pero nosotros tenemos otra mente Mesiánica la mente de Yahshuah.

Nuestra alma no es un alma digital y sin sentimientos, tenemos un alma con calor del amor (Ahaváh) y no una sangre fría una sangre caliente que es la circulación de Luz.

Ese ser está bloqueado, pero existe ahí, pues desde la niñez nos han puesto capas tras capas, pero se ha comprobado que esas capas no son resistentes a la Vida y su Luz y esta las rompen al tiempo que sea propicio para la vida, llamado en la escritura en el tiempo de la vida. Este tiempo es ahora por eso muchos están despertando.

En el centro de nuestro ser hay un sol radiante que se llama el Plexo Solar o Tiferet, de allí se irradia la Luz y hace ver y aun entender las ideas universales y totales, pero nunca con nuestra mente carnal.

Por eso tenemos que sacar este mundo interior al exterior y comenzar a vivir nuestras experiencias, no hay que esperar a tiempo o momentos o que el mundo se acabe, el mundo se acaba cuando nos manifestemos esta realidad.

Entenderemos cuando seamos lo que somos, una de las cosas más importantes que tenemos es su “Nombre”, hemos conocido su verdadero nombre y hemos hablado mucho sobre el nombre del Bendito Sea – HaQadosh Baruj Hu.

Pero el nombre no es un nombre en sí, porque en nuestro mundo  los nombres no existen,  ahí no hay letras – Otiot -, no hay palabras, entonces lo que conocemos por nombres son puertas de salidas que no tienen puertas – Shearim Ein Shearim -: “Nosotros te quiero enseñar a salir por esas puertas que no tienen puertas – Shearim Ein Shearim.

Ya hemos dicho que Yahweh como nombre fue usurpado, falsificado, y personalizado. Y este ser llamado falsamente Yahwe con un gran ejército, peleo contra los Anunakis y les destruyo sus fuertes, tales como Egipto, Jericó, y Sion donde estaban sus armamentos, fuerzas y las destruyo sus fortines; y tomo parte de su reino y pueblos y estableció el suyo muy cruel.

Estableciendo el sistema religioso que pudiera satisfacer sus apetitos de sangre y carne quemada, en una competencia contra los Reptilianos y los Anunakis, por eso ahora tenemos tres enemigos.

Primero los Anunakis, segundo los Reptilianos, y tercero el sistema Yaveista falso Greco Romano. Por eso es un sistema dividido, pero unido en propósito y su agenda es obstruir la verdad, uno gobierna la religión, otro la política y el otro las finanzas.

Miremos lo que es Yahweh en su verdadera legitimidad. Su realidad y su  propósito.

Cuando decimos Yahweh aquí las letras –Otiot- son las puertas –Shearim- porque los nombres hebreos no tienen vocales sino letras –Otiot-, entonces las letras –Otiot- son las combinaciones que abren puertas que no tiene salida aparente a eso le llamamos Puertas Eternas.

Shearim Ein Shearim, las letras –Otiot- funcionan a manera de puertas – Shearim-, porque las letras –Otiot- manejan energías, las letras –Otiot- del nombre son las puertas –Shearim- que nos conectan a los cuatro mundos (Almá – Arameo).

Por ejemplo:

La letra “Yod” la primera letra hebrea del nombre de Yod-Hey-Vav-Hey (el tetragramatón) nos conecta con el Olam Atzilut el mundo de las emanaciones, la fuente de donde emana todo.

Estas son las raíces Ivrá, el árbol de la vida –Etz Jayim, que nos hace ver “quiénes somos” y como son todas las cosas. Pues la Luz siempre ha existido y está preexiste en nosotros.

Entonces nosotros podemos ver que la primera emanación que sale de Él se llama Ratzón “puesto que trae su propósito” porque todo lo que existe y se mueve todo tiene un “propósito” todo lo que nos sucede, todo lo que nos pasa tiene un propósito.

De hecho, todo lo que existe está impregnado de propósito. Romanos 8:28. Acá el Sheliaj nos trata de explicar esto.

No existe ninguna razón para el sufrimiento, el sufrimiento, este lo tenemos cuando no entendemos a Ratzón o el propósito, esto nos pasa cuando tenemos otro propósito aparte.

Esto se le podría llamar: “El propósito clandestino” o la predestinación clandestina, esto es algo “aparte” de lo que Él hace, de nuestra genética de Luz  algo aparte del propósito de Él en tu vida, por eso es “clandestino” Él es un “todo” y lo llaman la mente del Mesías, pes está vacía del sistema de la Religión,  moral, cultura y política.

La segunda letra hebrea del nombre de cuatro letras el Yud-Hey-Vav-Hey o el tetragramatón es “Hey” esta letra –Otiot- nos conecta con la vida y con el Olam Beriyáh. Es lo que se concibe y se forma internamente para desarrollarse para una proyección.

Cuando digo Yud nos conecta a la emanación de dónde venimos y quiénes somos, y cuando digo Hey tengo la emanación de la vida –Jayim-, el secreto del amor –Ahaváh- y de mi predestinación y de mi propósito.

Cuando decimos secreto no es  porque está oculto, solo que en este sistema no se ve, pues este sistema se cree lo que se ve con ojos físicos. Acá se ve, se habla, y se escribe. Y la realidad no se ve, ni habla, ni escribe, pues no es física.

Entonces lo que se escribe, son  cáscaras o vestiduras, todo lo físico es la Klipot de algo es más profundo y que se conecta a la Luz infinita de las esferas infinitas.

Cada letra son Klipot, cáscaras, su forma y figura es su energía de muy baja vibración.

Y tercero, cuando digo “Vav” la tercera letra hebrea del nombre de Yud-Hey-Vav-Hey o el tetragramatón, me conecta con el mundo (Olam) de Yetziráh.

Allí están los seres de Luz y energía (Nújra Arameo), este es el secreto de la letra Vav el Secreto de Mashiaj como cabeza de los seres del Olam Yetziráh tienen la vida –Jayim-, el amor –Ahaváh-, y el propósito. Entonces no es una letra ni un nombre es una energía que te une a tu familia tus raíces y naturaleza.

Cuando vuelvo a decir “Hey” que es la cuarta letra hebrea del nombre de Yud-Hey-Vav-Hey o el tetragramatón me conecta con el mundo Olam Asiyáh que es el mundo físico que vemos que es tiempo y espacio.

Pero es  todo a la vez y no separado en fractales, es un punto donde se reúne todo y es lo que llamamos Ejad. No estamos separados somos una unión simbiótica, y podemos pensar con la mente de luz que es toda inclusiva.

Entonces el nombre de Yud-Hey-Vav-Hey no es el nombre, sino que es el secreto de quienes somos nosotros. El Nombre es el nombre de Yahweh.

Que en realidad es el nombre de todos nosotros.

Tenemos que ver lo que hizo este ser draconiano, que tomo nuestra identidad, y genética, aprovecho el cambio que hicieron los Anunakis tomándolo como un nombre y un Dios falso y así ha establecido el sistema religioso, y también tomo los códigos del Amor, la Vida, la Luz y la Paz, y lo puso como su nombre, reclamando, ser la esencia de la perfección, y creando una religión Judeo grecorromana.

Yahweh es la expresión del Amor, la Vida, la Luz y la Paz a través de sus hijos Ivrá Yakerá Oraita, por eso cuando digo Yahweh, es cundo yo estoy llevando su nombre.

Entonces ¿Cuáles son las puertas que no tienen puertas? Son las que podemos salir del interior nuestro Ain Sof?. -Shearim Ein Shearim- Es lograr que de todo nazca positivo del aire que no tiene aire. ¿Cuál es el aire que no tiene aire? “la Neshamáh”.

Nuestra dimensión interior -Be Toj-, porque no se puede respirar, tocar, y es la conexión que nosotros tenemos con las Sefirot, en la Neshamáh ahí están todas las Sefirot, cuando digo: Yud-Hey-Vav-Hey me conecto con todas las Sefirot, y eso nos llega por el “aire” que no tiene aire “Avir Ein Avir”.

Entonces podemos estar en nuestra esencia Ivrá que es del mundo Ain Sof, Yakerá Oraita, expresión del Ein Sof.

Y no es cuestión de repetir o de creer que es un nombre en si veámoslo
como lo entendemos en nuestro mundo y no en el mundo de acá, acá todo es un plagio, un fraude, una mentira.

Tenemos que vivir en la realidad de nuestra verdadera esencia y si se puede, pues está dentro de nosotros solo tenemos que romper conceptos y como el pollito rompe el cascaron, cada uno tiene que hacerlo y ningún pollito le pregunta a otro como hacerlo, pues está integrado en sí mismo, que son las puertas eternas de un nacimiento sobrenatural.

Ein Sof (אין סוף) nos da la equivalencia de 13 (יג Yod Gímel) que es el Partzuf el cuerpo de Luz estructuralmente completo desde Ratzon, Daat hasta Maljut incluyendo a Masiaj, a este cuerpo es lo que los sabios antiguos llamaron Adám de Luz.

13 (יג Yod Gímel) en cambio nos da la equivalencia de 4 (ד Dálet) que es la esencia del nombre, del Shem HaMeforash, el Yud Hey Vav Hey, Yahweh.

Entonces Yahweh es la puerta y el código para estar en Ein Sof, por
eso el nombre no es solamente un nombre como se entiende acá, Yahweh
es un código del Ein Sof.

Ahora entendemos más claramente del porqué nos dijeron que no podemos pronunciar el nombre, nos dicen para no blasfemar, por respeto se deja de pronunciar, pero eso es mentira, es un engaño, porque si dejamos de pronunciar el nombre dejamos de entrar a Ein Sof.

Yahweh se lo ha convertido en un dios de la religión, que castiga y premia la obediencia, y eso es el dios de la religión, porque se lo ve como un hombre o con características humanas, se enoja, se contrista, se venga, y pensamos que Yahweh es así y no es verdad.

Yahweh es la entrada el código para entrar al Ein Sof, no es una persona, no es un dios ni un ídolo, es la entrada a la Luz Superior y si nos prohíben pronunciar el nombre y dejamos de pronunciar, estamos negándonos a entrar a Ein Sof.

Por eso tenemos que salir por esa puerta invisible en nosotros y romper los klipot que nos cubren entonces entrara a esta esfera el Reino de Esplendor y todo se verá en una luz nítida y clara y como dice la escritura ya nadie preguntara ni dirán que les enseňa porque el conocimiento de El correrá por todo el universo. Esto no es otra cosa que la manifestación de sus hijos que lo harán visible. Shalom, Shalom.

PEDRO R. ORTIZ – EL MAESTRO – TZUR YAQUERÁ

Y EL MAESTRO ELIYAHU KJANOKJ

Mensajeros de Luz – Ivrá

1 de Marzo del 2017

Traducciones por Eliyahu Kjanokj

LEA NUESTRA PÁGINA……. Mensajerodeluz.com.

Escuche nuestros estudios porTele internet Youtube mensajerodeluzivra, y por Facebook Ortiz el Maestro.